No somos Dummies

Una iniciativa de Seguridad Vial para Jóvenes

Cómo recurrir una multa de tráfico

Escrito por Irene Mendoza

el Vie, 30/08/2013 - 18:51

Recibir una multa de tráfico es doloroso para el bolsillo y para el saldo de puntos del carnet. En ocasiones son justamente impuestas a conductores que han infringido alguna norma de tráfico, pero otras veces, puede tratarse de un error.

Recurrir una multa es posible, aunque no siempre se pueda solucionar el problema. Recuerda que los guardias civiles o agentes responsables del tráfico, no tienen por qué pararte para ponerte la multa: las que recibas por correo tienen el mismo valor que una multa que te puedan entregar en mano. Es un mito eso de que “si no están formadas por mí, no tienen validez”.

Los distintos tipos de multas

Leves, como por ejemplo no llevar ropa reflectante montando en bicicleta por la calzada; graves, como tirar colillas por la venta o conducir manejando un dispositivo móvil (como tirar colillas por la ventanilla), que además de la sanción económica pueden incluir pérdida de puntos y en el caso de ser reincidentes, incluso pueden suponer la retirada del carnet de conducir. Y por último, están las multas muy graves,  como conducir llevando un menor a bordo sin los dispositivos de seguridad adecuados, conducir bajo los efectos de alcohol o drogas, o conducir de forma temeraria poniendo en peligro la vida de los demás usuarios de la vía. Este tipo de multa se sanciona siempre con pérdida de puntos, multa económica y retirada temporal o definitiva del carnet.

Antes de recurrir una multa

Comprueba si la denuncia especifica el hecho denunciado, y que éste hecho es verídico. También tiene que venir especificado el “precepto legal infringido” o la norma que has incumplido, los datos del vehículo infractor y los del conductor. Aunque los datos del conductor se especifican si éste fuese conocido, es decir, si te han parado e identificado.

Además del hecho, la multa debe especificar las circunstancias -lugar, fecha y hora de la infracción-, que lleva un número de expediente y que en ella aparece el importe de la sanción y que se te informa de las formas y plazos de pago.

En los recursos administrativos se manifiesta no estar de acuerdo con los hechos imputados y se especifican las razones. Si los datos anteriores son correctos, no debes seguir adelante con el recurso y deberás pagar la multa y atenerte a las consecuencias de tus actos al volante.

El procedimiento del recurso

Si la denuncia no se entrega en mano, se publica en el TESTRA (Tablón Edictal de Sanciones de Tráfico). A su vez, la Dirección Electrónica Vial (DEV), de alta voluntaria con DNI electrónico o certificado digital, notifica las sanciones no entregadas en mano. De no estar registrados, la notificación llega al domicilio reflejado en el procedimiento o al que conste en la DGT en 2 ocasiones.

Si no es posible la entrega se da por cumplido el trámite y se publica en el Tablón Edictal de Sanciones de Tráfico (TESTRA). Hay 2 clases de procedimiento: abreviado y ordinario. En el primero, si la multa se paga en 20 días (con un 50% de descuento del importe), acaba la vía administrativa sin posibilidad de alegación, pues ya sólo cabría el “recurso contencioso administrativo” o el pago de la multa íntegra.

El recurso ordinario admite alegaciones dentro de los 20 días naturales tras recibir la multa.  Éste recibe solución, positiva o negativa y se acaba con la vía administrativa. Si la desestiman puedes presentar en 30 días “recurso potestativo de reposición” o recurso ante el Juzgado del Contencioso Administrativo, siempre que puedas aportar hechos o pruebas diferentes a las alegaciones. Si esto no se resuelve en un mes, se da por desestimado por silencio administrativo.

Bases del sorteo Privacidad Contacta

¿Eres nuevo? Regístrate